Plan Pastoral 2019-2020

JUSTIFICACIÓN DEL LEMA

El lema del curso 2019-20 presenta una clara doble intención para nuestros destinatarios:

-Pretende resaltar la idea de que todos somos FAMILIA, de este modo subrayaremos este concepto de familia aplicable a muchos ámbitos: amigos, compañeros, comunidad religiosa, comunidad educativa, comunidad parroquial, fraternidad agustiniana, Iglesia, sociedad, mundo…

-En sintonía con la exhortación apostólica del Papa Francisco “Christus vivit”, anuncio positivo y esperanzador que Cristo nos ofrece en su Evangelio: anunciar a todo el mundo la buena noticia de salvación que Cristo vivo nos ofrece continuamente y a lo largo de la historia.

 

OBJETIVOS

  1. Descubrir la amplitud del concepto de familia como el mejor marco para desarrollar positivamente nuestra vida.
  2. Potenciar la familia como el primer lugar de vivencia de la fe y evangelización; la familia como iglesia doméstica.
  3. Potenciar la espiritualidad agustiniana como luz para todas nuestras familias.
  4. Anunciar con convencimiento y coherencia que Cristo vive en todas y cada una de nuestras realidades y que es el motivo de esperanza para los más necesitados.

OBJETIVOS PASTORALES CUATRIENIO 2018/2022

  1. Presentar procesos continuados de fe al estilo agustiniano, desde, y especial, el despertar religioso.
  2. Promover la espiritualidad agustiniana como opción de vida para la comunidad educativa, tanto para los docentes como discentes, presentando la opción vocacional de manera explícita.
  3. Presentar la interioridad como medio principal de autoconocimiento y, en consecuencia, de desarrollo de la propia vocación. Para ello se colaborará de manera especial con el Departamento de interioridad en su dimensión trascendente.
  4. Promover la formación cristiana y agustiniana de los alumnos mediante procesos de personalización de la fe que nos ayuden a unir la fe y la vida. Asimismo, se fomentará en los profesores sugiriendo la participación en cursos, charlas, encuentros.
  5. Impulsar proyectos de la dimensión ecológica de la interioridad, mostrando su vinculación a esta última.
  6. Cultivar la dimensión más misionera y solidaria, implicándonos más con las acciones de la ONG Agustiniana CEBÚ.
  7. Fomento del acompañamiento humano y espiritual a través del proyecto Yqea.
  8. Potenciar la vocación y compromiso per se de los laicos, creando responsabilidades y equipos de trabajo sólidos (necesario el cultivo del punto 4).
  9. Desarrollar una pastoral familiar, a través de iniciativas diversas.
  10. Adoptar nuevos lenguajes, metodologías y simbologías para presentar el Evangelio y mejorar la comunicación de la Iglesia con la sociedad. Especialmente, haremos un esfuerzo por repensar nuestras celebraciones.
  11. Intensificar el uso de las redes sociales y otros lenguajes de la juventud actual.
  12. Reorganizar y unificar las acciones más “tradicionales” conjuntamente con la Parroquia de Santa Rita.
  13. Proponer iniciativas e implicarse de manera especial con los adolescentes y jóvenes, aprovechando el Sínodo sobre los jóvenes de 2018.

Para este curso, el lema propuesto por la Federación de Provincias agustinianas es Tienes una misión, el cual quiere conjugar la dimensión misionera explícita (aportación más evidente de la Provincia de Filipinas dentro de la Orden de San Agustín) con la misión como llamada a la santidad (realización personal, a través de los valores evangélicos) que se expresa en la exhortación apostólica Gaudete et exsultate.

El objetivo general pastoral del Centro para este curso (Plan Anual de Mejora) es cultivar la interioridad desde sus 3 dimensiones principales: cuidado de sí, cuidado de los demás (responsabilidad ético-social), cuidado de la naturaleza (responsabilidad ecológica).

PRIORIDADES PASTORALES

Este objetivo, está basado en las siguientes opciones y prioridades del Plan pastoral 2018-2022, base fundamental para diseñar las actividades, para que en las programaciones de cada ámbito, organicemos las distintas acciones con un sentido comunitario, integrando objetivos y actividades, priorizando acciones comunes, sintiéndonos parte de un todo.

  1. Impulsando procesos de fe agustinanos (Revitalizar las comunidades cristianas)
  2. Renovación de estructuras, en misión compartida, adaptándose a nuestro contexto (Iglesia de puertas abiertas: acogedora, comunitaria, sencilla//al encuentro de las personas, jóvenes, nuevos lenguajes)
  3. Implicados contra la injusticia social y las misiones (pastoral misionera al encuentro con las personas; dimensión caritativo-social de la fe)
  4. Cultivo de la interioridad (encuentro con Dios y seguimiento de Jesucristo.

OBJETIVOS PASTORALES CUATRIENIO 2018/2022

  1. Presentar procesos continuados de fe al estilo agustiniano, desde, y especial, el despertar religioso.
  2. Promover la espiritualidad agustiniana como opción de vida para la comunidad educativa, tanto para los docentes como discentes, presentando la opción vocacional de manera explícita.
  3. Presentar la interioridad como medio principal de autoconocimiento y, en consecuencia, de desarrollo de la propia vocación. Para ello se colaborará de manera especial con el Departamento de interioridad en su dimensión trascendente.
  4. Promover la formación cristiana y agustiniana de los alumnos mediante procesos de personalización de la fe que nos ayuden a unir la fe y la vida. Asimismo, se fomentará en los profesores sugiriendo la participación en cursos, charlas, encuentros.
  5. Impulsar proyectos de la dimensión ecológica de la interioridad, mostrando su vinculación a esta última.
  6. Cultivar la dimensión más misionera y solidaria, implicándonos más con las acciones de la ONG Agustiniana CEBÚ.
  7. Fomento del acompañamiento humano y espiritual a través del proyecto Yqea.
  8. Potenciar la vocación y compromiso per se de los laicos, creando responsabilidades y equipos de trabajo sólidos (necesario el cultivo del punto 4).
  9. Desarrollar una pastoral familiar, a través de iniciativas diversas.
  10. Adoptar nuevos lenguajes, metodologías y simbologías para presentar el Evangelio y mejorar la comunicación de la Iglesia con la sociedad. Especialmente, haremos un esfuerzo por repensar nuestras celebraciones.
  11. Intensificar el uso de las redes sociales y otros lenguajes de la juventud actual.
  12. Reorganizar y unificar las acciones más “tradicionales” conjuntamente con la Parroquia de Santa Rita.
  13. Proponer iniciativas e implicarse de manera especial con los adolescentes y jóvenes, aprovechando el Sínodo sobre los jóvenes de 2018.