Oración diaria

Hoy os invitamos a rezar al Señor con esta oración

En aquel tiempo, levantando los ojos al cielo, oró Jesús diciendo:
«Padre santo, guárdalos en tu nombre, a los que me has dado, para que sean uno, como nosotros. Cuando estaba con ellos, yo guardaba en tu nombre a los que me diste, y los custodiaba, y ninguno se perdió, sino el hijo de la perdición, para que se cumpliera la Escritura. Ahora voy a ti, y digo esto en el mundo para que tengan en sí mismos mi alegría cumplida.
Yo les he dado tu palabra, y el mundo los ha odiado porque no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. No ruego que los retires del mundo, sino que los guardes del maligno. No son del mundo, como tampoco yo soy del mundo.
Santifícalos en la verdad: tu palabra es verdad. Como tú me enviaste al mundo, así yo los envío también al mundo. Y por ellos yo me santifico a mí mismo, para que también ellos sean santificados en la verdad».
Oración
Señor Jesús, pide al Padre que nos santifique en la verdad, que nos haga mujeres y hombres veraces, verídicos y verdaderos. Que al vernos los demás sepan dónde hay verdad, dónde hay claridad, dónde tú estás y te haces presente.
Señor Jesús, que santificados en la verdad llevemos verdad dónde haya confusión, que donde haya duda llevemos claridad, que donde haya incertidumbre llevemos serenidad, que donde haya desesperanza pongamos la esperanza que nace de la verdad.
Señor Jesús, que santificados en la verdad seamos buena noticia para los que nos rodean, seamos motivo de verdadera alegría, seamos luz, apoyo y compañía para todos aquellos que lo necesitan, seamos pacificadores allí donde haya conflictos generados por la falta de verdad o por verdades a medias.
Señor Jesús, nos sabemos en tus manos. Tú nos has elegido para que seamos santos e irreprochables ante ti por el amor. Que hoy amemos. Que hoy sigamos buscando ser santificados en la verdad. Así te lo pedimos. Así sea